923 36 16 31 / 647 43 48 87 esgrimagrancap@gmail.com

Esgrima antigua y escénica

(HEMA)

ESGRIMA ANTIGUA (HEMA)

La esgrima que se imparte en nuestro club es la escuela española de la” VERDADERA DESTREZA” con las armas de espada ropera y daga.

La Destreza es el sistema de las armas español, propio y genuino. En 1582 Don Jerónimo de Carranza, un cultivado noble andaluz, devoto cristiano y hábil esgrimista, publica en su libro De la filosofía de las armas y de su destreza y la agresión y defensa cristiana. Un nuevo sistema para el combate con espadas desarrollado por él mismo.

Este sistema absolutamente novedoso, practico y eficaz (como luego demostrarían multitud de maestros) utilizaba la geometría y las matemáticas como vehículo para explicar los conceptos propios de la esgrima con una exactitud y precisión impresionantes, y se autoproclamaba, en virtud de su naturaleza racional, universal y absoluto. La verdadera destreza fue ganando adeptos y extendiéndose ampliamente, sobre todo a la actividad de uno de sus discípulos, Don Luis Pacheco de Narváez. Tal fue su repercusión que en el extranjero llego a identificarse a la escuela española de esgrima con la Destreza exclusivamente.

LA ESPADA ROPERA

El Termino “espada ropera” es de origen español, y aparece por primera vez en el inventario de objetos perteneciente al Duque Don Álvaro de Zúñiga en 1468.

En Francia se habla por primera vez de espada ropera (la repiére) en torno a 1474.

En el siglo XVI este término ya estaba bien establecido, adoptándolo pronto los ingleses como “rapier”.

La espada ropera es el arma que instintivamente asociamos a nuestro Siglo de Oro como parte de la vestimenta de un gentilhombre; su cruz de largos y delgados gavilanes, su guarnición, de taza, concha o lazo, su hoja larga y estrecha, dotan al conjunto de una elegancia notable y un equilibrio que cualquier persona dotada de un mínimo gusto estático no puede dejar de admirar.

Su periodo de máximo esplendor podríamos situarlo entre 1525 y 1675, aproximadamente.

No obstante su belleza estamos ante un arma auténticamente letal, y extremadamente adaptada al combare real en duelo.

La espada ropera está adaptada a un estilo de esgrima propio, que está en el origen de la esgrima posterior para espadín, e incluso de las del florete y espada deportiva, pero con su propia dinámica y necesidades ofensivas y defensivas, lo que la hace muy diferente en su práctica.

Imágenes del rodaje de la seria americana STILL STAR CROSSED, que se rodó en Salamanca, para el que contaron con nosotros como especialistas de esgrima.

ESGRIMA ESCÉNICA

Podemos estimar la esgrima escénica como la parte de la esgrima destinada a elaborar escenas y enfrentamientos con armas blancas tales como espadas y dagas dotadas de una belleza plástica, pero no pro ellos falto de realismo y verosimilitud.

La esgrima escénica está considerada como una disciplina artística de estudio, más que recomendable para actores, puesto que en más de una ocasión deberán enfrentarse a montajes en los que figuren escenas de lucha o frases de armas.

Entre los beneficios que puede aportar encontramos la mejora de capacidades como la escucha, el ritmo, los reflejos, el equilibrio y la plasticidad del movimiento. También dota al estudiante de un excelente sentido del tiempo, la distancia y la percepción espacial.

Está demostrado que la esgrima es un deporte que repercute en numerosos beneficios. Con la esgrima se incrementa la rapidez, la destreza y la fuerza y se educan las cualidades físicas más importantes: la voluntad, el autocontrol, la iniciativa, la seguridad y la inteligencia.

Esto permite situarla como un deporte valiosísimo para la formación de hábitos y cualidades necesarias en la actividad multifacética del individuo.

La esgrima no demanda unas dotes físicas especiales para el comienzo de las clases (fuerza, talla alta etc) lo cual explica su asequibilidad. A ella puede dedicarse cualquier persona que lo desee y que tenga un estado normal de salud.

Su estudio puede comenzarse desde una edad temprana y continuar su práctica hasta una edad avanzada, conservándose una buena capacidad de trabajo y en una serie de casos, buenos resultados deportivos.